Ind

Ciclismo urbano toma las calles de Venezuela

Ciclismo urbano toma las calles de Venezuela

Prensa IND, Caracas 07.07.2020.- El uso de la bicicleta en diversas regiones de Venezuela, como alternativa material y social para la movilidad durante la cuarentena, se ha incrementado en las calles del país, mediante el crecimiento de un movimiento de ciclistas urbanos que marca al ritmo del pedal en tiempos del Covid-19.

Dos han sido los factores clave que incrementaron el uso de las bicicletas en las despejadas avenidas y calles del país: las restricciones producto de la cuarentena preventiva y una conciencia medioambiental vinculada a la reducción del consumo de gasolina, lo que sin duda impulsó a los ciclistas a montar su “caballito de acero” para tomar las calles y disfrutar de una movilidad más saludable, como bien señala Raúl Paiva, gerente general de la organización Ciclistas Urbanos de Carabobo.  

“Los ciclistas urbanos vivimos en una lucha histórica contra la cultura carrocentista”, asegura Paiva, quien comanda esta organización sin fines de lucro pionera en propuestas de políticas públicas en el país para el uso de la bicicleta como medio de transporte sostenible.

A juicio de Paiva, en los últimos tiempos el venezolano ha recuperado el uso de la bicicleta no sólo como medio de transporte biosaludable, que ayuda al bienestar integral del cuerpo y también ayuda a mantener el distanciamiento social para protegerse del contagioso coronavirus. “La bicicleta es un instrumento de inclusión y es nuestro mejor aliado en estos momentos de pandemia”, recalca Paiva. 

Países de Latinoamérica como Argentina, Brasil, Colombia y México han desarrollado, inspirados en los modelos europeos y en sus propias dinámicas geográficas y ambientales, una política de Estado en la promoción de la bicicleta como medio de transporte urbano, debido a su bajo costo y fácil uso.

Venezuela ha transitado por varias etapas del ciclismo urbano con iniciativas pioneras desde el 2010, entre ellas la formación de la Asamblea de Ciclismo Urbano de Caracas (2012) y movimientos que han emergido principalmente en la capital, Valencia y Maracaibo como Bicicultura, Bicired Venezuela, Bicioeste, Weblab, Biciaventura, Bicimamis, Ciclistas Urbanos de Cumaná, Guacara Bike y Ciclistas Urbanos de Carabobo.

Según un estudio realizado por la Universidad de Carabobo en 2017, el índice de ciclistas urbanos oscilaba en un porcentaje 60-40 a favor de los hombres en la ciudad de Caracas y un 80-20 en Valencia.

“Creo que ahora el incremento es mucho mayor, yo diría que un 70% más desde 2017 y con un alto grado de uso de la bicicleta por mujeres, recordando todos los procesos por los hemos atravesado desde 2012, con movimientos que impulsaron la movilidad en bicicleta a razón del tráfico en Caracas, Valencia y Maracaibo principalmente”, recuerda Paiva, autor del estudio “Perfil del ciclista urbano” publicado por la Universidad de Carabobo en 2017.

Bajo ese contexto, el auge del uso de la bicicleta tuvo un punto de inflexión en 2016, a raíz de las dificultades con el transporte público. “Hoy día puedo decir que a Venezuela lo único que le falta es desarrollar una política pública para el uso de la bicicleta como una herramienta sustentable, donde se dé prioridad al peatón y al ciclista, y que contemple una campaña educativa para promover su buen uso, con la creación de estacionamientos, ciclo vías y mecanismos de producción”, afirma Paiva.

“La bicicleta es para todos, cada día somos más, y es un instrumento que nos permite combatir y prevenir el impacto de la pandemia”, explicó. IND/ FIN